INTRODUCCIÓN

La evaluación resulta una actividad imprescindible dentro de cualquier sistema educativo, en cuanto facilita la toma de decisiones “blandas y duras” que aseguran la calidad educativa (Ravela, 2006) a partir de la interrelación articulada y sistemática de cada uno de los actores que intervienen en él.

Por principio, la evaluación valora las fortalezas y limitaciones del proceso de enseñanza y de aprendizaje, con el fin de tomar decisiones oportunas y pertinentes a las situaciones del estudiante (MINED, 2015), lo cual conlleva implícitamente, la responsabilidad de seleccionar de manera acertada procesos o acciones que retroalimenten de forma efectiva aquellas áreas que el sistema considera débiles.

En esta dinámica de búsqueda constante de la calidad educativa, resultará oportuno contar con unidades especializadas en evaluación curricular y de los aprendizajes que ayuden a la recolección, análisis y divulgación de resultados y datos; a fin de que todos los actores dentro del Sistema comprendan las implicaciones que tiene, en términos de impacto, la formulación y ejecución de políticas públicas en materia educativa.

 

En la búsqueda del fortalecimiento de capacidades técnicas en evaluación curricular y de los aprendizajes, el presente programa formativo propone el desarrollo de siete módulos, en donde se abordarán temáticas relacionadas a: Evaluación de Aprendizajes a gran escala; construcción de pruebas e interpretación de datos; todo ello con el propósito de generar capacidad técnica dentro del MINED y que permita constituir una unidad dedicada a:

  • Evaluar la pertinencia de las políticas y planes educativos implementados desde el nivel central
  • Acreditar o certificar a instituciones o estudiantes del Sistema
  • Ordenar o Seleccionar instituciones o personal que desarrollará funciones específicas dentro del Sistema.
  • Tomar decisiones blandas y duras relacionadas al desarrollo de proyectos y el desarrollo curricular
  • Establecer mecanismos de seguimiento e incentivo para los actores del Sistema
  • Garantizar mecanismos para la rendición de cuentas dentro del Sistema

Todo ello con miras a convertir la evaluación curricular y de los aprendizajes en una práctica sistemática y continua que robustezca al sistema y promueva cambios potenciales en su interior (Ravela, 2006).